La sonrisa de la Gioconda

Proyecto 2015.

Cuando en el museo del Louvre llegas a la sala donde se encuentra el cuadro de la Mona Lisa comprendes inmediatamente que el espectáculo no está en la propia obra (que también) sino en lo que le rodea, la obsesiónde cada uno de los visitantes por llegar lo más cerca posible y retratarse imitando el original. Miles de personas diariamente se inmortalizan con esa sonrisa forzada que dura lo que un selfie o dos. Un recuerdo que se difuminará a los pocos minutos entre las carpetas de los móviles o las diferentes redes sociales.

DSC_2838DSC_2835DSC_2783DSC_2787DSC_2788DSC_2831DSC_2833DSC_2834DSC_2836DSC_2844DSC_2846DSC_2847DSC_2850DSC_2854DSC_2856DSC_2859DSC_2862

Anuncios